MÚSICA ORIGEN

MÚSICA ORIGEN

Los indígenas Wiwa de la Sierra Nevada de Santa Marta creen que el ser humano no compone la música. Es Serankua, la máxima divinidad, la energía que se encarga de entretejer los sonidos y enseñarlos a los seres humanos para cuidar la vida con su música. Para nosotros, así es. Como “compositores”, afinamos nuestro oído del alma para escuchar lo que el espíritu nos dicta y así permitir que la creación fluya a través de nosotros.  

Por eso, realizar una composición musical siempre será un gran reto que trae consigo entusiasmo, alegría, introspección, conexión, inspiración, intuición, conocimiento, inteligencia y entrega, entre muchos elementos más. En nuestro caso, tenemos diferentes rutas para componer una nueva pieza. En algunas oportunidades, todo comienza con una espontánea improvisación con algún instrumento que, sin haberlo propuesto, deja fluir una bella melodía, una cautivadora atmósfera o un ritmo abrazador. En esos casos, durante la misma improvisación, antes que ésta acabe, se sabe con certeza que acaba de nacer una nueva composición.

En otras ocasiones, todo inicia con la fuerza creativa de la imaginación. Por lo general, esto sucede sin tener algún instrumento en las manos. Es el deseo, el anhelo y el impulso natural de crear, que nos lleva a un momento de oír, sentir y elaborar en la mente, desde una idea básica, hasta el desarrollo completo de una música nueva que quiere ser descifrada, interpretada y escuchada. En este momento, la composición ya está, la música siempre está. Ahora se trata de encontrar los elementos para dejar que nazca esa nueva pieza.

Sea cual sea la ruta creativa, es necesario seleccionar los instrumentos que, por sus características tímbricas, sean los indicados para lo que se quiere plasmar. Así mismo, definir el carácter y el rol que cada uno debe desempeñar y, por su puesto, analizar las posibilidades tonales de cada uno para saber con cuáles otros pueden hacer un mejor diálogo armónico.

En resumidas cuentas, este increíble proceso se trata de poner los conocimientos al servicio de la música, para que ella, direccionada desde el espíritu, viaje fluidamente a través de nuestra percepción, alimentando al ser, cuidando la vida y fortaleciendo su origen: el espíritu.  

[social_share show_share_icon="yes"]
admin
globecreativesas@gmail.com
No Comments

Post A Comment

EnglishSpanish